martes, 9 de noviembre de 2010

Escocia - 1ª parte: el interior

Este verano, en el mes de julio, fuimos de vacaciones a Escocia. Un  auténtico paraíso para los ornitólogos más sureños. No fue un viaje pajarero, sino familiar, y son varias las cosas que se quedaron en el tintero. Aún así el disfrute es bestial.

A principios de julio las colonias marinas aún las pillas en buen momento pero para todo lo demás no es un buen mes.


Pareja de argénteas

Nada más que con las gaviotas ya puedes entretenerte muchísimo. Argénteas y canas abundan, los gaviones en la costa y las tridáctilas a cientos en los acantilados…



Gaviota cana


Los córvidos también abundan por todos lados. Nosotros lógicamente con los que más disfrutamos son con las grajas y las cenicientas


Graja


Corneja cenicienta

En los lagos interiores se pueden ver especies como el porrón osculado y las serretas. Y aquí si que se nota que es julio, un mal mes.

Hembra de porrón osculado con dos pollos. El nombre inglés, Goldeneye, lo tienen muy bien puesto

Serreta grande


También ha pasado el buen momento para los paseriformes y fue una pena. Los dos pardillos: el sicerín y el piquigualdo me hicieron mucha ilusión


Pardillo piquigualdo


La zona de brezos y turba fue, al margen de los acantilados, la zona que más me gustó. Tal vez porque era la Escocia que tenía en mente.




Joven lagópodo escocés






3 comentarios:

José Ardaiz dijo...

Bienvenido a mundo del blog, je je je.
Me ha gustado mucho tu entrada, unas fotos muy guapas.
Saludos y enhorabuena

Oscar (overkill) Guindano dijo...

Preciosas imágenes!!! Me encanta la Graja!

SAlu2

Javier dijo...

Gracias José y Oscar, la calidad de las fotos lo dejamos a parte. Lo importante es lo que disfruté con los bichos
Un saludo