martes, 27 de septiembre de 2016

El pequeño castor

Con el fin del verano se acaba el tiempo de disfrutar del río de una manera lúdica. La verdad es que durante este tiempo apenas he prestado atención a la fauna grande, pero ya tenía un poco morriña. Así que ya he salido en busca de nutrias y castores.



Con la nutria tuve un curioso reencuentro con un jovenzuelo. No la detecté hasta que ya estaba demasiado cerca, así que aún sabiendo que me vería me quedé quieto estatua. Cuando fue a salir a la orilla se topó con mis pies a poco más de un metro. El susto que se dio fue curioso. Me bufó y se zambulló en el agua. Pero en vez de alejarse se quedó ahí mismo escondida en la vegetación y continuó bufándome. Al poco marchó, pero sin parar de chillar. Ya no la veía más pero la estuve escuchando un buen rato.


El reencuentro con el castor también fue con un jovenzuelo y también fue "interesante". 



Uhmmmm.... no sé... un poco alto sí que está...




... venga, va!!!




Uuuuyyyyy.... que hoooooosti medau!!!






!Bendita juventud! (que tanto hace disfrutar no sólo el que la padece...)





viernes, 16 de septiembre de 2016

Fumarel aliblanco

Nuevo intento de retomar el blog, a ver si esta vez soy un poco más firme...

Empezaré recordando algunas de las cosas de este verano, empezando con un bonito avistamiento. La última rareza que se ha pasado por la depuradora. Se trató de un joven fumarel aliblanco (Chlidonias leucopterus) visto el día 13 de agosto. Con los jóvenes no siempre es fácil, pero lo cierto es que aunque estaba bastante  lejos, la primera impresión ya lo dejaba patente.

Una pena que no se acercase un poco para permitir una mejor observación, pero no voy a quejarme





Ese obispillo blanco es lo primero que da la pista. Una observación más atenta confirma el resto de características




Incluida esa patilla "gitanal" como la definió el gran Mikelgar en un guasap, jeje





E incluso lo garrilargo que se veía posado a diferencia de otros fumareles.





Una bonita observación de mediados de agosto para animar el inicio del paso.













martes, 1 de diciembre de 2015

Actuaciones en La Mueda


La balsa de La Mueda es un pequeño humedal de origen endorreico de apenas 12ha. situado entre Sangüesa y Aibar y perteneciente a este último municipio.

Recuerdo la primera vez que la visité. Era verano. Entonces no existía Google Maps, y mapa en mano dimos con ella. Vaya decepción!! Allí no había agua. Pero no tardamos en descubrir sus valores y la cantidad de alegrías que nos ha dado ha sido enorme.

También recuerdo la primera vez que fui al Departamento de Medio Ambiente a intentar incluirla en un proyecto. Me pusieron delante de un gran mapa de Navarra y me dijeron “señálame dónde está”. Un veinteañero hablando de un sitio que ni siquiera sabían dónde estaba, con la de sitios importantes que había donde gastar el dinero!!.
Así que lo primero fue ponerla en el mapa. Ahora forma parte de la red de humedales de Navarra y por primera vez se ha llevado a cabo una actuación de mejora en ella.
La gran oportunidad se perdió cuando Aibar llevó a cabo su concentración parcelaria. Se llegó tarde y lo único que se consiguió fue ampliar un poco la superficie añadiendo un campo a la zona este.






Este año La Caixa aprobó financiar un proyecto de restauración medioambiental presentado por el Departamento de Medio Ambiente. Os detallo las actuaciones llevadas a cabo:

1 – Eliminación del tendido eléctrico y colocación de salvapájaros.

Actuación imprescindible. Ya había habido varios episodios de choque de aves en estos cables.


Se tiraron los cables de esta línea que cruzaba por medio del humedal. De propiedad privada y en los últimos años sin uso.



Y se eliminaron los postes.




La línea sustituta de la eliminada también pasa muy cerca de la balsa. En ella se han colocado salvapájaros



2 – Cierre del canal de drenaje

La actuación más rápida y barata y a la vez la más efectiva y que más repercusión va a tener en la balsa. 


Por delante del observatorio salía un pequeño canal que drenaba la balsa y no permitía que retuviese mucha agua. Aquí ya se ve cerrado. Esta actuación es la que más va a influir en la dinámica de la balsa ya que hasta ahora conforme cogía agua la perdía. Ahora ya no saldrá hasta que alcance la cota estimada



"Detalle" del cierre. El hecho de que no se vaya el agua hasta que no se llene es lo que va a marcar un claro cambio en la balsa, espero que para bien 




Y el llenado lo marca esta tajadera. Se le ha abierto un agujero de tal manera que cuando se alcance este nivel el agua salga. Supone rebajar 20 cm el máximo que podría alcanzar y esto es lo que no veo claro, así a "ojo de buen cubero" parece que no era necesario tantos centímetros. 



La razón de rebajar la cota es que no se inunden los campos aledaños. Pero toda la tierra extraída se ha echado sobre las zonas más problemáticas.














 Lo más conflictivo, la esquina SW donde se le ha dado al menos 60cm más de altura. Por lo que parecería que el rebajar la cota en 20cm es un poco excesivo, pero ahí están los estudios topográficos previos que imagino lo habrán contemplado...




3 – Recuperación del campo situado al este

Lo más llamativo y aparente. Este campo es el "añadido" cuando se hizo la concentración. No llegaba a encharcarse y no tenía una vegetación de especial interés. 



Se hizo un primer rebaje y se marcaron dos zonas donde dar un poco más de profundidad.

















Panorámica donde se aprecia la zona donde se ha actuado creando dos pequeñas zonas de más profundidad




En primer plano la zona de juncos, muy interesante y que se ha respetado y al fondo las zonas donde se dio profundidad y que no tardaron en empezar a llenarse



A fecha de hoy ya están prácticamente llenas




Y es que ambas zonas cuentan con agua que mana. Un punto situado en la esquina SE alimenta la zona más pequeña situada al S



Y la otra surgencia alimenta la zona preparada más al N y más grande


Facilitando que una vez lleno uno los vasos el agua vaya al otro











4 – Aporte de agua procedente de la Fuente de los Corrales



Fuente de los Corrales, donde se ha preparado una arqueta para llevar por su peso el agua sobrante a La Mueda



Detalle de la arqueta aún sin llenar


Pegado al camino se soterró el tubo que conduce el agua a la balsa









Y en la esquina NW se preparó la zona de recogida y conducción al centro de la balsa












el agua la recoge una pequeña charca 





Y se dirige al centro del humedal




5 – Limpieza y señalización


Fruto de una anterior plantación, en el perímetro de la balsa había cantidad de estanquillas y plásticos que se ha procedido a retirar




La verdad es que se ha notado su eliminación, causaban una mala imagen...











El cartel que se va a colocar a pie de la balsa se lo han currado los chavales de la escuela de Aibar. Todo un puntazo. Aportará un poco de información de la balsa y ha servido para que trabajen este ecosistema que tan a mano tienen .








Es lo único que en estos momentos falta por hacer. Se colocará en breve pero será algo así






La balsa ha empezado a coger agua y lo que me parece increíble es que ya no se va a ir hasta que no alcance su máximo. Va a ser muy interesante ver cómo el humedal reacciona a este cambio.

La "nueva zona" ya ha cogido un nivel considerable de agua. Testigo de las primeras puestas de odonatos, de la llegada de diferentes insectos y de las primeras aves de aguas abiertas que probablemente se llevan un chasco al ver que ahí aún no hay nada para comer.

Empieza un nuevo día en la vida de este humedal, un punto de inflexión que seguiremos muy de cerca...









jueves, 19 de noviembre de 2015

Nutria y comadreja


Habitualmente son pájaros los animales que traigo a este blog, mucho más fáciles de ver y fotografiar que los mamíferos. Pero estos días he podido fotografiar a un par de ellos.

El sábado pasado disfruté con las nutrias. A primera hora detecté un ejemplar alimentándose, muy cerquita y bien. Un rato más tarde y aguas arriba localicé dos ejemplares juntos. También andaban de caza mientras remontaban la orilla. Dominaba un buen tramo de río así que me permitieron una observación prolongada. Y al volver volví a localizar otro ejemplar, también alimentándose. 




La mayor parte de las veces los cangrejos se los comen en el agua, a veces poniéndose boca arriba





Pero otras, si hay una buena roca, se suben a ella para comérselos y aprovechan para un poco de estiramiento, aseo o descanso.
























La otra especie que se dejó fotografiar fue la comadreja. No es una especie que vea tanto como la nutria ni mucho menos, pero ésta es la tercera que veo este otoño, lo cual no está nada mal.
Lo bueno es que se dejó ver sin prisas, lo malo que apenas había luz....