lunes, 5 de mayo de 2014

Morocco: pajareo familiar

Tenía unas ganas terribles de conocer los parajes semidesérticos de Marruecos y esta Semana Santa ha sido la oportunidad. Viaje familiar donde el pajarero "exclusivo" padre-hijo se ha limitado a un par de mañanas con la hora límite del desayuno, con lo cual las especies más complicadas no las he intentado. Pero sí que  hemos visitado varias de las zonas interesantes de aves, que por otro lado suelen ser las más bonitas en naturaleza.

Me suele dar un poco de rabia estar cerca de especies emblemáticas y no intentar su observación pero por otro lado agradecezco muchísimo a mi familia lo fácil que me lo ponen visitar los lugares que deseo y lo que colaboran en la localización de las especies.

Os pongo las especies con las que más he disfrutado:



Camachuelo rosado. Gran alegría ya que para mí era uno de los más deseado y apareció justo cuando lo dábamos por perdido (eso hace ganar puntos...)


 




 








Pito de Levaillant. Visto a placer. Gracias a mi mujer, todo hay que decirlo...



Colirrojo diademado. Es de esos pájaros que ganan muchísimo en vivo. Preciosidad de bicho que no conseguí hacerle justicia con las fotos.






Escribano sahariano. Mi despartador natural.  Lo veías dentro de la casa, de las tiendas... Ahora entiendo su nombre inglés.



 



Halcón borní.  Visto en tres ocasiones. La primera me costó un frenazo de esos por los que las compañías de seguros cualquier día meterán a los pajareros en grupo de riesgo y nos subirán las primas. Se tiró a por una collalba que teníamos AL LADO, enseñándonos su enorme poderío y dejándonos con la boca abierta. Y lo volvió a hacer al día siguiente cuando un ratonero moro se avalanzó sobre otro borní para quitarle la pieza que acababa de cobrar. Éste le devolvió varias pasadas para recuperar lo que era suyo pero el ratonero moro es mucho ratonero. Bonito espectáculo y llamativo lo blanco que se ve al borní en campo.




Junto con las collalbas, los alaúdidos son los protogonistas marroquís. Tanto la terrera colinegra, como la sahariana se camuflan perfectamente con los tonos arenosos y rojizos del suelo.



Terrera sahariana. El algunos lugares el color rojizo del suelo es espectacular




Alondra ibis, me encantó este bicho






Alondra ibis. Ya de por sí preciosa, pero en los displays, espectacular. Podeis haceros una idea...





Tanto la alondra cornuda, como la a. c. sahariana son fáciles de ver y eso parece que resta caché, pero son realmente bonitas.




Alondra cornuda. No sólo difiere el hábitat, las diferencias morfológicas también son patentes.






Calandria picogruesa.Una de las que más subidón me dió. Apurada (por no decir sobrepasada) la hora acordada de volver para desayunar y la picogruesa no había aparecido. Resignado empezamos a volver. Ya en carretera asfaltada y a cierta velocidad el hijo la canta. Otro frenazo de pajarero. ¿seguro Jon? sí, sí está ahí. ¿dónde? ese que se vuela... Se me quedó una cara gilip... Justo cuando arrancaba de nuevo un jerbo nos llama la atención. Tiempo suficiente para que un par de nuevas picogruesas salgan al lado. Menos mal, con las ganas que les tenía...!!!!!

















 
Collalba de Brehm. La más abundante de todas las collalbas




Macho de collalba culirroja. También frecuente en ciertas zonas




Collalba desértica



Antes subespecie de nuestra collalba gris, ahora especie con nombre propio: collalba de Seebohm








El bulbul y la tórtola senegalesa son habituales y tal vez por eso no puse tanto empeño en fotografiarlos.







Cuervo desertícola. Sobre el papel pensaba que se sería más complicado diferenciarlo de nuestro cuervo, pero las diferencias son muy notorias.








Abejaruco persa o papirrojo. Preciosidad de pájaro al que le tenía ganas. Una pena el sol tan vertical que caía y que hace que no se aprecien los colores en esta foto.









Tordino rojizo. Me sorprendió su tamaño, no sé por qué lo espera más pequeño. Me hizo mucha ilusión verlo, ya que no tenía muy claro que me apareciese






Aún yendo en plan familiar Marruecos está genial para un pajarero. Como véis hay un buen puñado de especies diferentes que se pueden ver sin mucho problema. Aparte de las que no he citado por hablerlas visto ya en Canarias o la cantidad de migrantes que aún había en pleno desierto. Espectacular. Además el concepto de especie/subespecie cobra aquí especial relevancia. Especies que hace cuatro días eran subespecies; subespecies que dentro de cuatro días serán especies; especies diferentes de las nuestras pero que te cuesta un huevo diferenciarlas; subespecies notoriamente diferentes de nuestras especies...

De este pupurrí destacar la observación de dos especies que no he puesto foto: el papamoscas del Atlas y el zarcero pálido y varias subespecies, entre las que me gustaron mucho: urraca, lavandera blanca, pinzón, herrerillo, pico picapinos, alcaudón real...

Magnífico y recomendable país.





1 comentario:

Ricardo Rodriguez dijo...

Que envidia me das. Unas especies alucinantes.
Un saludo