lunes, 24 de septiembre de 2012

Algunas cosas de septiembre

No he podido disfrutar del campo todo lo que me hubiese gustado este mes de septiembre. Demasiadas turbulencias por la azotea y poco tiempo para el mejor antídoto: la naturaleza.

A principios de septiembre desapareció el págalo rabero de la depuradora, el último día que lo vi fue el viernes día 7. Las balsas se quedaron un poco vacías sin su presencia, pero el campo siempre tiene algo que ofrecer y más en estas fechas.



El paso de los mosquiteros fue notorio.




Los zarceros son más discretos pero también se dejaron ver.
 

Como en todos los pasos, los cerrojillos abundantísimos
 


Papamoscas reconvertido a papamoras. ¿quién se resiste a un buen postre?



 


Las collalbas están estos días por todos sitios 



En la depuradora aparecieron un par de zampullines cuellinegros. La segunda vez que veo aquí esta especie. Siempre al margen del grupo de unos 30 zampullines chicos que pululan en la última balsa.

Y La Mueda de nuevo se ha vuelto a llenar de carriceros y pechiazules. Espectacular el número de ambas especies. En el pico, los carriceros pasaron con toda seguridad de los 100 ejemplares pero aguantaron poco. Los pechiazules también se acercan a ese número y siguen ahí.




Los carriceros se dejaron ver muy bien.





Los pechiazules andan más metidos en el maizal aledaño y no he tenido la ocasión de fotografiarlos


a pesar de ser decenas los allí presentes...






En el río volví a disfrutar con la nutria. Después de todo un verano con apenas un par de tímidos contactos, este fin de semana me regaló uno de esos momentos sumamente gratificantes con un ejemplar a muy escasos metros y durante mucho rato. Qué placer!

Y también presté un poco de atención a unos preciosos animales de los cuales no conozco prácticamente nada. Gracias a Pedro Arratibel que les puso nombre a alguno de ellos y me proporcionó información para adentrarme un poco en su mundo.



Tandem de Lestes barbarus




Los "caballitos del diablo" más pequeños y discretos y las libélulas mucho más llamativas, más bien ESPECTACULARES.





En muchas especies las hembras son amarillas y los machos rojos. Cuando están apareándose es fácil comprobarlo. A veces, he visto que tras el apareamiento siguen volando juntos. El macho sujetando a la hembra y ésta va haciendo incursiones depositando los huevos en el agua.


Crocothemis erythraea, macho



Sympetrum fonscolombii, hembra


Y esta maravilla azulada parece ser un macho de Orthetrum brunneum



Y es que tengo que prestar más atención a estos preciosos seres


2 comentarios:

Senén SC dijo...

La Naturaleza todo lo cura Javier. Habrá que salir por esta zona a ver si hay movimiento de Pechiazules tambien, que me has dado una envidia con esas fotos..ç
Un saludo.

Oscar (overkill) Guindano dijo...

Que buena, como la gozas!