lunes, 19 de septiembre de 2011

Hasta la primavera que viene

Entre que ya he cambiado el horario de trabajo, las fiestas del pueblo y que la huerta requiere un último empentón antes de echar el cierre, pues las oportunidades de pajareo han sido pocas. Pero qué agradables tardes de septiembre. Me encantan esas tardes aún calurosas pero ya con la tranquilidad propia de este mes;  qué atardeceres; qué luna…

La segunda puesta de aviones comunes justo han saltado del nido y ya tienen que prepararse para el gran viaje migratorio. !Qué merito! Los padres, sin tiempo de recuperarse del ajetreo de la cría y los pollos sin experiencia. Los grandes bandos de aviones y golondrinas ya se formaron y en cualquier momento dejaremos de verlos. Hasta la siguiente primavera.


A mí, a mí, a mí ....




Entre las de paso no ha habido mucha variación


A ver ...  las mas gorditaaaa....


Calzadas y culebreras también nos dicen adíós



Este joven chorlitejo grande es de lo poco que he visto de limis, junto a alguna cigüeñuela y archibebes claros

El espectáculo de los pechiazules ha continuado. Saber cuántos pudiera haber es muy difícil. Comentando con gente acostumbrada a censos si habría más de 50 todos me han dicho que sí.







En la balsa hay mucho cangrejo americano. Algún depredador sibarita se come sólo las colas. No tengo ni idea de quién puede ser. Aquí no hay nutrias y los restos se encuentran fuera del agua. Hay huellas de jabalí, zorro y tejón. ¿tal vez alguno de ellos que se los trapiñan a la noche cuando el cangrejo sale fuera a alimentarse?





Y los atardeceres... qué luces...









3 comentarios:

elcamperoinquieto.com dijo...

Preciosas fotos!
Por cierto conoco el lugar de los Pechiazules pero no habia ninguno....
Lo de los cangrejos, casi calquier depredador desde un jabali a una garduña pueden ser......ahora puedes hacer una foto espera y ver al comsensal!
Saludos camperos.

Ricardo Rodriguez dijo...

Espectaculares fotos.
Con respecto a los pechiazules no tubimos paciencia. Fui otro dia y me puse morado de ver pechiazules. Están comiendo en el suleo y por eso no se les ve.
Un saludo

Javier dijo...

Me dijo Ricardo que habías estado, pero a mala hora. Él volvió y si echas un vistazo a su blog verás que disfrutó de lo lindo.
Un saludo
Javier